MENTALISMO la primera Ley Universal del Kybalion

Escuchar este post. Elige la velocidad adecuada

El Principio del Mentalismo es el primero de los siete Principios Herméticos presentados en «El Kybalion», el libro que resume las enseñanzas herméticas sobre el Universo y la naturaleza de la realidad.

Es el más amplio, el más importante, ya que engloba a todos los demás y a todo lo creado.

Este principio establece que «El TODO es mente; el Universo es mental«.

Principio del Mentalismo: primera Ley Universal recogida en El Kybalion

Este principio del Mentalismo explica la verdadera naturaleza y el motivo de la Creación y cómo toda Ella está supeditada al reinado de la mente.

Desde la fuerza que hace girar locamente un electrón alrededor del núcleo del átomo, hasta la fuerza gravitacional que ejerce un astro sobre los demás y aquellos sobre éste y que les permite a todos permanecer en el espacio vacío sin caerse.

Desde el latido de nuestro corazón, hasta el proceso de transmutación de una oruga en mariposa.

Desde la inmensidad del Universo físico, hasta la emoción que experimenta una hoja de amapola al sentir el rocío en la aterciopelada suavidad de su constitución.

¿Qué es la mente en sí misma?

La mente es la capacidad divina, dada por el Espíritu Infinito, de discernir entre lo que está más allá de nuestro conocimiento y la percepción que tenemos sobre la vida. Sobrepasa cualquier expectativa en materia de expresión vital.

¿Por qué la mente es una capacidad Divina siendo propia del ser humano?

Porque la mente no se «produce» en ningún órgano del cuerpo humano; el cerebro NO genera la mente, el corazón tampoco, ninguno de las partes de nuestro cuerpo lo hace.

Si reflexionamos sobre el hecho, llegaremos a la conclusión de que su origen y esencia es inefable.

Sustentada por la Mente de El Todo, es la esencia de nuestra existencia, constituyendo la explicación a la pregunta «quien soy» y dando sentido a la propia evolución del Yo.

Esta acepción explica el tan manido axioma: «Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza».

Cada expresión vital es producto de la creación mental, de manera que nada de lo que hacemos, conseguimos, perdemos o creamos, es fortuito ni pertenece a la casualidad.

Es sencillamente la manera en que El Todo conoce una forma más en la que puede expresarse, siendo éste el motivo de nuestra creación como chispas de su gran Hoguera.

Creemos que somos inteligentes y lo somos.

Pero no olvidemos que tan sólo, de manera genial y maravillosa, nuestra inteligencia está íntimamente relacionada a nuestro momento evolutivo, es decir, a la capacidad de que disponemos aquí y ahora para ver y entender la realidad que nos rodea, la indefinible inmensidad de la totalidad, la infinitud de la Creación.

Principio del Mentalismo: El Todo es Mente y el Universo es mental

Desde esta perspectiva, el Universo se entiende como una creación mental. Todo lo que percibimos como sólido, líquido, o gaseoso, así como nuestras emociones, pensamientos y percepciones, son producto de la actividad mental del TODO.

¿Qué significa que el Universo es mental según el Principio del Mentalismo?

Visto someramente es fácil de deducir que si El Todo es Mente, su creación es mental, es decir, producto de su Mente.

Antes de descubrir la filosofía hermética escrita y transmitida por el libro El Kybalion, pensaba que Dios era un Espíritu. Sin saber qué es realmente un espíritu, pero lo creía así.

Cuando llegó a mi la concepción de “mente” como operador supremo en la realidad del Todo, o sea que todo lo creado es puramente mental, la cosa cambió.

La espiritualidad es mente, la materia es mente, el pensamiento es mente, lo que conocemos como magia lo es y la energía en sí misma es mental.

Dicen que todo es energía y así es, por ende si la energía es mente, todo lo es.

¿Por qué somos una creación mental de El Todo?

Porque no puede ser de otra manera y me explico. Imaginemos una esfera llena de tan sólo aire o vacía, da igual.

Una esfera que es lo único que existe, sin nada exterior a la misma, aunque para imaginarla debamos ubicarla en un espacio físico para obtener una perspectiva de la misma.

Una esfera que tiene el inmenso poder de crear lo que le venga en gana en función de sus deseos. ¿Cómo lo hace si, siendo La Totalidad, no hay nada a su alrededor para utilizarlo como instrumento o herramienta de fabricación? ¿A quien encargar el trabajo si nada existe?

Es mas.. ¿Si la esfera sabe quien y qué es pero nada existe, cómo puede conocer las diversas maneras en las que puede expresarse?

Todo hace pensar que la única forma de crear desde la exclusividad de la esfera sólo puede ser mentalmente.

No confundir este concepto con la interpretación, simplista e ignorante, de que el Universo es una creación que reside en la imaginación de El Todo y, por tanto, es irreal. No.

El hecho de que el Universo y todo lo creado sea denominado como "mental" se refiere a que El Todo sólo puede crear a través de su Mente, por ser incorpóreo en su esencia.

He aquí el orígen de todo lo creado y su finalidad, según mi mente puede percibir de conocimientos aprendidos de la antigüedad y que resuenan en mi Ser como verdaderos.

La infinita Mente de El Todo

Si las mentes más inteligentes que existen en la Creación, hablo de seres elevadísimos ya, son capaces de crear verdaderas maravillas mentales, podemos hacernos una ligerísima idea de la esencia de la Mente de El Todo.

Solamente apreciando que esas mentes fueron creadas y son sostenidas por Él hay suficiente para intuirlo (siempre que digo “Él” no es porque El Todo sea varón, sino que inconscientemente le doy ese tratamiento en virtud del nombre).

Es tanta su grandeza que resulta incognoscible, inimaginable, inefable.

Tengamos en cuenta que la infinitud de su Mente es tal que tuvo en cuenta la ley de atracción que existe entre un electrón y el núcleo de un átomo de la piedrecita que encontramos a mano derecha cuando por fin llegamos a la cima del Everest.

O el ciclo de vida de una bacteria que está incordiando la digestión de un buey que se encuentra rumiando ahora mismo en la Patagonia argentina.

Y encima, está en la piedra y en la bacteria, aun cuando es El Todo. Evidentemente, también en el buey.

Es tal su inmensidad e infinitud que por lo visto estamos todos inmersos en un movimiento de reabsorción hacia Él como consecuencia del proceso evolutivo al que nos vemos sometidos desde el momento en que nos creó y cuya consecución es el objetivo final de su Creación.

Para conocer las infinitas maneras en las que puede expresarse.

Otra muestra de lo inimaginable de la infinitud de la Mente es la que aduce que siempre fue, es y será, a ver quien es el osado que explica con palabras ese axioma.

Para mi, las sensaciones que me causan todos estos pensamientos son las que más me acercan a la comprensión de quien es DIOS realmente.

Limitaciones y críticas al Principio del Mentalismo

Algunas consideraciones con respecto al Principio del Mentalismo del Kybalion, que pueden crear controversia o, directamente, conducir a errores de interpretación:

Reduccionismo mentalista

Al enfocarse exclusivamente en la mente como la fuerza primordial detrás de todo en el Universo, el Mentalismo puede pasar por alto otros aspectos importantes de la realidad, como la materia, la energía y las leyes físicas que rigen el Cosmos.

Esta perspectiva puede parecer demasiado simplista para algunos, ya que no aborda la complejidad completa del Universo.

Compatibilidad con la Ciencia

Algunas personas podrían cuestionar la compatibilidad del Mentalismo con los descubrimientos y teorías científicas modernas.

Mientras que el Mentalismo enfatiza la primacía de la mente en la creación y percepción de la realidad, la ciencia contemporánea se basa en explicaciones que incluyen fenómenos físicos, químicos y biológicos, sin necesariamente recurrir a una entidad mental suprema.

Falta de evidencia empírica

Dado que el Mentalismo se basa en principios filosóficos y metafísicos, algunos críticos podrían argumentar que carece de evidencia empírica sólida que respalde sus afirmaciones.

La idea de que «todo es mente» es difícil de probar o refutar con métodos científicos convencionales, lo que puede llevar a escepticismo entre aquellos que prefieren un enfoque más empírico.

Interpretaciones subjetivas

Las enseñanzas herméticas, incluyendo las presentadas en «El Kybalion», son interpretadas de diversas maneras por diferentes personas.

Esto puede llevar a una variedad de opiniones y entendimientos sobre el significado y la aplicabilidad del Principio del Mentalismo, lo que a su vez puede generar confusión o discrepancias en su comprensión y aceptación.

Es importante recordar que estas limitaciones y críticas no invalidan necesariamente el valor del Principio del Mentalismo en sí mismo, pero sí invitan a una reflexión más profunda y a considerar diferentes perspectivas sobre la naturaleza de la realidad.

Personalmente estoy convencido de que todo es mental, creado y sustentado por la mente de Dios.

Aplicaciones prácticas del Principio del Mentalismo en la vida cotidiana

Dado que concluimos que el Principio del Mentalismo es la base de todo lo creado, que el Universo es mente, que todo lo creado es mental y, por tanto, este axioma incluye a los seres humanos, tal vez sea muy conveniente y acertada la práctica de algunas actividades que potencien la integración de esta Ley Universal en nuestras vidas.

Como por ejemplo:

Meditación y mindfulness

Practicar la meditación y el mindfulness puede ayudar a desarrollar una mayor conciencia de la propia mente y de cómo influye en la experiencia diaria.

Al aprender a observar los pensamientos y emociones sin identificarse con ellos, puede cultivar una mente más tranquila y clara, lo que permite tomar decisiones más conscientes y alineadas con los valores y objetivos.

Visualización creativa

La visualización creativa es una técnica que implica imaginar vivamente metas y deseos como si ya se hubieran manifestado.

Al visualizar con claridad y emoción lo que se desea lograr, se está trabajando con el Principio del Mentalismo al utilizar la mente para influir en la realidad.

Esta práctica puede ayudar a atraer las experiencias y resultados que se anhelan.

Práctica de afirmaciones positivas

Las afirmaciones positivas son declaraciones en presente que reflejan deseos y aspiraciones. Al repetir afirmaciones positivas regularmente, se está programando la mente subconsciente para alinearse con las metas y crear una realidad que refleje esas afirmaciones.

Es importante que las afirmaciones sean creíbles y alineadas con los valores y creencias personales.

Cultivo de una mentalidad positiva

Mantener una actitud mental positiva puede tener un impacto significativo en el bienestar y en las interacciones con el mundo que nos rodea.

Al adoptar una mentalidad optimista y enfocarse en lo que se puede controlar, es posible generar pensamientos y emociones que empoderen y ayuden a superar desafíos con resiliencia y determinación.

Prácticas de autodescubrimiento y desarrollo personal

Explorar el mundo interno a través de prácticas como la escritura reflexiva, el journaling, el arte o la terapia puede ayudarte a comprender mejor tus pensamientos, emociones y creencias subyacentes.

Al tomar conciencia de los patrones mentales y trabajar en cambiar aquellos que no sirven, se puede transformar tu experiencia de vida y crear una realidad más alineada con los verdaderos deseos y propósitos.

Estas son sólo algunas formas en que se puede aplicar el Principio del Mentalismo en la vida diaria. La clave es experimentar y encontrar las prácticas que mejor se adapten a las necesidades y objetivos personales.

Consideraciones finales acerca del Principio del Mentalismo

El Principio del Mentalismo nos invita a reflexionar sobre la naturaleza fundamental de la realidad y nuestra relación con ella.

Al reconocer que todo en el Universo es una manifestación de la mente, nos abre la puerta a un mayor autoconocimiento, empoderamiento y responsabilidad sobre nuestras vidas.

Entender que nuestras creencias, pensamientos y emociones tienen un impacto directo en nuestra experiencia de la realidad nos permite tomar las riendas de nuestra vida y trabajar conscientemente en la creación de la realidad que deseamos.

Esto implica no sólo cultivar una mentalidad positiva y constructiva, sino también explorar nuestras creencias subyacentes y trabajar en aquellas que nos limitan o nos impiden alcanzar nuestro potencial pleno.

El Principio del Mentalismo nos desafía a ir más allá de la percepción superficial de la realidad y a explorar los reinos más profundos de la mente y la consciencia.

Al hacerlo, podemos descubrir un sentido de conexión y unidad con el Universo que trasciende las limitaciones de la mente individual y nos lleva a una comprensión más amplia de nuestra existencia y propósito en el Cosmos.

Más entradas de los siete Principios Universales de El Kybalion

Deja un comentario